Nuevos combustibles, menos ruidos y mucha tecnología