Cámaras, rociadores y sensores térmicos para ganar seguridad en el túnel bajo la ría