«La tecnología es una medicina para la ciudad, pero también es un veneno»