Principios de actuación

La práctica correcta de los Valores Esenciales no se ha de realizar en lugares abstractos, en escenarios virtuales, sino en los entornos en los que nos desenvolvemos. De ahí la necesidad de fijar unos Principios de Actuación en los ámbitos de la Sociedad, tanto en los directos de los que formamos parte como personas (Juventud, Mujeres, Parados, Tercera Edad,…), como en los no directos de los que formamos parte indirecta pero influyente (Universidad, Empresa, Administración, Organizaciones Sociales,…).

A modo de ejemplo podríamos examinar dos colectivos de personas cuya participación e incorporación a esta nueva tendencia social y económica es imprescindible: la juventud y las personas en activo.

Ya que la juventud es quien ha de conformar la futura sociedad que disfrutará de los nuevos logros, esta sociedad debería pedirles:

  • Que se responsabilicen de una buena formación, y, si son capaces, que se formen excelentemente.
  • Que exijan igualdad de oportunidades para la formación y reconozcan a quienes destacan.
  • Que se formen profundamente en conocimientos básicos. No sabemos cuáles serán los oficios dentro de 10 años; sólo con unos conocimientos básicos sólidos podrán desarrollarse con éxito.
  • Que se entrenen en practicar la autenticidad, valorando a quienes les rodean por lo que son, no por lo que tienen.
  • Que tengan integridad (lo que les exigirá no aceptar la situación establecida), que participen activamente en el cambio de tendencias y que asuman riesgos.

A las personas en activo, a quienes tienen un trabajo que les permite satisfacer sus necesidades, la sociedad de futuro les debería pedir:

Que asuman la responsabilidad y la generosidad de ser profesionales, adquiriendo el dominio de las disciplinas necesarias para el desarrollo de las funciones de su empleo, y que se solidaricen con quienes no tienen trabajo, participando activamente en todo tipo de acciones radicales contra el paro.

  • A quienes gozan de una posición estable u ocupan posiciones directivas, que apuesten por el binomio responsabilidad?riesgo, en vez de situarse en el de seguridad?
  • A quienes ocupan posiciones de la Función Pública, que contribuyan a la reforma de la Administración para suministrar a la ciudadanía unos servicios públicos de la máxima calidad.

A su vez, la sociedad de futuro debería promover un cambio radical de tendencia pasando de “apoyar” intereses varios, que son una causa importante de la debilidad económico industrial relativa del país, a apoyar a personas y grupos de gran competencia técnico ética, que estén dispuestos a responsabilizarse en proyectos a medio y largo plazo para regenerar el tejido económico industrial.

Descarga en PDF el documento ‘BILBAO METROPOLITANO 2035. UNA MIRADA AL FUTURO’